Está basado en un Hummer H2 y tiene un aspecto realmente siniestro.

La marca letona Dartz ha vuelto a desarrollar un vehículo realmente de locura. El Prombron Black Stallion es un todoterreno, con nombre de helicóptero, creado para una película todavía sin desvelar.  

A diferencia de otras creaciones de la firma báltica, este 4x4 no se basa en el Mercedes-Benz GLS, sino en el Hummer H2. Eso sí, la carrocería está conformada por Kevlar y fibra de carbono, para que el peso no se 'vaya de madre', aunque el coche anuncia unos 500 kilos más que el propio H2. 

Galería: Dartz Prombron Black Stallion 2019

En cuanto al motor, es el 6.0 V8, de aspiración atmosférica, con 329 CV, del propio 4x4 estadounidense, con el que declaraba un consumo medio de 21,4 litros cada 100 kilómetros... en ciclo NEDC, junto con una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,8 segundos. 

Desde luego, el aspecto del Prombron Black Stallion es realmente siniestro y apostamos a que lo conducirá el malo de la 'peli'. No hay más que ver las calaveras que coronan la parrilla y decoran la tapa del combustible. De hecho, el frontal parece propicio para llevarse por delante todo tipo de coches y obstáculos en una ciudad (contenedores, farolas...). 

Que sea un vehículo propicio para destruir no impide que pueda presumir de un habitáculo de máxima calidad. En él, hay cabida para madera auténtica y hasta para piel de cocodrilo.

Dartz no descarta hacer una tirada limitada si cuenta con la demanda suficiente. En ese supuesto, el fabricante letón ha calculado un precio de, al menos, 300.000 euros, unos 50 millones de las antiguas pesetas. 

Quizá, sea una cantidad exagerada para un H2 especial, pero los ricos del este de Europa tienen mucho dinero... y gustos muy particulares.