La transformación ha sido obra de una empresa holandesa.

Cuando fallece un familiar o un ser querido, siempre son momentos muy duros en los que preside un silencio respetuoso. Con este Tesla Model S convertido en coche fúnebre, el cortejo hasta el cementerio se lleva a cabo sin ningún ruido mecánico. 

El coche está a la venta en una página web noruega y piden por él 1.999.000 coronas noruegas, que equivalen a casi 200.000 euros. En la actualidad, el propietario del vehículo es Karmøy, una empresa dirigida por Jan Erik Naley, que importa varios modelos de coches fúnebres con motor de combustión, a excepción de este Tesla.

Un artículo de Dinside indica que, inicialmente, el coche se vendió a la funeraria Jølstad y que ha estado en uso desde noviembre de 2018. Además, la información también revela el nombre del fabricante del vehículo. Se trata de Huiskamp Carrosseriefabriek, una empresa situada en los Países Bajos.

El especialista neerlandés recibe las solicitudes y tarda aproximadamente un año y medio en finalizarlas. Este tiempo se explica por el hecho de que cada coche se personaliza por completo, incluyendo el habitáculo.

Galería: Tesla Model S, convertido en coche fúnebre

Como puede comprobarse en las imágenes, el lugar donde se porta el féretro está recubierto por materiales nobles, incluida madera de primera calidad. Además, una serie de fijaciones permite transportarlo sin temer por ningún tipo de movimiento.  

El coche fúnebre de Tesla es 22,0 centímetros más largo que un Model S normal. La empresa detrás de este proyecto podría haber elegido un Model X, pero el propietario de la funeraria Jølstad, Odd Borgar Jølstad, no quería el SUV eléctrico, al resultar demasiado grande e imponente. 

¿Veremos algún vehículo así en España? Quizá, cuando haya más puntos de carga, sí que nos crucemos con alguno. 

Fuentes: Finn.noDinside y Huiskamp Carrosseriefabriek