A veces, las viejas furgos no tienen nada que envidiarle a los mejores deportivos...

Desde el lanzamiento de la primera generación, allá por mediados de los años 60, la Ford Transit siempre ha sido mucho más que una furgoneta. En parte, gracias a que siempre ha ofrecido distintas versiones de pasajeros.

Con más de ocho millones de entregas por todo el mundo, según los registros, es el tercer modelo comercial más vendido de la historia, por lo que podríamos decir que es un automóvil bastante importante para Ford.

Además, este vehículo comercial tiene un gran tirón entre aficionados y preparadores, tal y como demuestra la edición especial, creada por MS-RT, que puedes ver en la galería de fotos.

Galería: Ford Transit Custom, por MS-RT

Sin embargo, hoy toca viajar hasta Reino Unido, para hablar de un ejemplar muy especial de la segunda generación, que estuvo a la venta entre 1986 y 2003, con un restyling en 1995.

El propulsor más potente de la gama fue un 3.0 V6, que más tarde fue sustituido por un bloque de 2,9 litros e idéntica arquitectura. Sin embargo, tal y como puedes ver en el vídeo, el vano motor también podía dar cobijo a una mecánica V8...

En las imágenes, subidas a YouTube por Mk1Kieran, vemos a la vieja furgo dando lo mejor de sí, tras sufrir el trasplante de un motor V8 turboalimentado, de origen Lexus... y ser pintada con un gusto tirando a dudoso.

Por supuesto, está totalmente preparada para enfrentarse a las carreras de aceleración de cuarto de milla (402,3 metros), que tanto gustan al otro lado del charco... y también, por lo que vemos, más allá del Canal de la Mancha.

Pilotada por Mick Rodgers, la Transit V8 registró unos tiempos impresionantes, durante una concentración de entusiastas de los modelos de Ford, en el Santa Pod Raceway. De hecho, su mejor registro son unos impresionantes 12,5 segundos, con una velocidad máxima de 179 km/h. No está nada mal... ¿no crees?

Fuente: YouTube, vía Road and Track