Equipa el motor turboalimentado de gasolina del Honda Civic Type R.

Los vehículos para su uso exclusivo en pista no son demasiado numerosos, pero la nómina va aumentando cada vez más. El último en unirse a este selecto club es el Spartan. Un deportivo nacido en Australia, que gracias a su configuración de tipo barqueta y a un potente motor de gasolina, de origen Honda, pretende convertirse en un auténtico juguete de circuito. 

Galería: Spartan Track Toy

Pero hagamos un poco de historia. El Spartan es una creación de los gemelos Nick y Peter Pap, quienes comenzaron a dar forma a sus ideas, allá por 1983, cuando construyeron un buggy que se movía como si de una bicicleta se tratase.

Unos años más tarde, desarrollaron el primer Spartan, impulsado por el motor de una Ducati 1198S y la pretensión de conseguir un vehículo lo más ligero posible. El proyectó concluyó en el año 2011, aunque los hermanos Pap decidieron cambiar de opinión en el último momento y sustituir el motor por el bloque de un automóvil.

El resultado definitivo es el Spartan 'track toy', del que solo se fabricarán solo 300 unidades. El Spartan está impulsado por el motor turboalimentado del Honda Civic Type R, al que le han aumentado la cilindrada, pasando de 2,0 a 2,4 litros, para alcanzar una potencia de 400 CV, según anuncian las especificaciones facilitadas por el fabricante australiano.

Spartan Track Toy

De esta forma, el Spartan medirá sus fuerzas frente a otros rivales ligeros como el Ariel Atom 4 o el Vandal One, que también utilizan el mismo motor.

Y si hablamos del peso, el Spartan solo anuncia 550 kilogramos, entre otros aspectos, por la carrocería confeccionada con fibra de carbono. La suma de factores asegura las prestaciones dignas de un deportivo: el Spartan puede acelerar de 0 a 100 km/h en solo 2,4 segundos, mientras que la velocidad máxima alcanza los 245 km/h.

Spartan Track Toy

Si estás interesado en comprar este deportivo de pista, debes saber que el precio del Spartan ronda las 119.000 libras (unos 134.000 euros, aproximadamente). Así que si te acabas de enamorar, date prisa, porque solo se van a fabricar 300 ejemplares.