El deportivo alemán superó la barrera de los 300 km/h en el año 1981.

Desde hace varias décadas, los más prestigiosos fabricantes intentan incorporar sus modelos deportivos al panteón de la automoción con récords de todo tipo. Aunque, sin duda, el de mayor prestigio es el de velocidad máxima.

Antes, BMW o Mercedes-Benz competían por esta plusmarca con coches que eran más o menos asequibles para ciudadanos de clase media-alta. Hoy en día, esto ya no sucede, ya que los modelos que luchan por este récord cuestan cientos de miles de euros... o incluso varios millones.

En 1981, BMW obtuvo este título honorífico con un M1. La cifra, 301,4 km/h, que no se llegó a homologar, era bastante excepcional para la época. A los mandos del modelo alemán estuvo un piloto austriaco de F1, Harald Ertl, y el escenario elegido fue el circuito germano de Ehra-Lessien.  

Galería: BMW M1 1979, con récord de velocidad, a subasta

Este M1 tan especial lo compró Ertl en 1981, dos años después de su fabricación. El coche, propulsado por un motor de 3,5 litros y seis cilindros en línea, estaba potenciado a 400 CV, gracias a la adopción de un turbocompresor. Además, tenía la particularidad de funcionar con gas licuado de petróleo (GLP).

El deportivo experimentó algunas modificaciones estéticas, principalmente la adopción de unos paragolpes delantero y trasero más anchos.

BMW M1 1979, con récord de velocidad, a subasta
BMW M1 1979, con récord de velocidad, a subasta

Desafortunadamente, en abril de 1982, Harald Ertl murió en un accidente de avión y su coche fue vendido. A partir de ese momento, el M1 pasó por varias manos, que no lo cuidaron como merecía.

Hoy en día, se encuentra en estado de abandono, pero este M1 resulta bastante exclusivo y debería ser interesante para los coleccionistas. Este fin de semana, se subastará en Techno Classica Essen, en un evento organizado por la compañía británica Coys of Kensington. 

El valor del vehículo se encuentra en torno a los 290.000 euros. Ojalá alguien pague esa cifra, restaure el coche y lo ponga de nuevo en circulación. Nosotros estaríamos encantados de informarte, anunciando esa buena nueva...

Fuente: Coys of Kensington