En el interior, los ocupantes podrán comer, dormir y lavarse con total comodidad.

Hay mucha gente que necesita estar en contacto con la naturaleza. Para aquellos que también son amantes de los todoterrenos, la firma alemana Matzker, especialista en preparaciones 4x4, ha camperizado el Land Rover Defender, convirtiéndolo en el sueño de muchos aventureros.

En esencia, el vehículo viene con todo lo necesario para emprender varias jornadas alejado de la civilización y regresar sano y salvo... con las comodidades propias del hogar. El cliente puede optar por la preparación completa o elegir los componentes de manera individual, según sus necesidades.  

Galería: Land Rover Defender, camperizado por Matzker

El Matzker Defender MDX, que es así como se llama este vehículo, luce una zaga completamente modificada, ya que en el interior se ha instalado un área de descanso. Además, el techo, repleto de paneles solares, emerge para dar paso a una autotienda. 

Entre las comodidades que ofrece el TT, debemos mencionar dos quemadores, una zona para dormir y un inodoro. También se puede descansar fuera, gracias a la sombra que genera un toldo extensible, que se convierte en un pequeño porche.  

En el caso de transitar por terrenos difíciles, el 4x4 británico incluye un cabrestante de emergencia. También se puede cruzar algún río con total garantía, gracias al snorkel instalado. No faltan luces auxiliares, ni neumáticos específicos para el campo, ni herramientas. 

Land Rover Defender, camperizado por Matzker

El motor del Defender camperizado es un bloque turbodiésel de 2,2 litros, tetracilíndrico, que en el modelo original entrega 122 CV. Matzker ofrece varios kit de potenciación, con un máximo de 170 CV. No obstante, en este tipo de viajes, lo importante es disponer de un elevado par máximo cerca del ralentí.  

Desconocemos cuánto cuesta el vehículo con esta sensacional configuración. Desde luego, barato no será, pero estamos convencidos de que el Defender podría pasar de padres a hijos, sin ningún problema de fiabilidad. 

Fuente: Matzker, via Uncrate