El especialista Redux ha reemplazado muchos de los paneles exteriores con piezas de fibra de carbono, para ahorrar peso.

Hoy en día, el primer BMW M3, conocido por los entusiastas por su denominación interna, E30, es un clásico muy valorado. Tanto, que los precios no paran de crecer en el mercado de los coleccionistas. No obstante, algún que otro propietario puede considerarlo falto de potencia y con un habitáculo de limitada calidad, si tenemos en cuenta los estándares actuales.

Para aquellos que quieran dar un toque moderno a su berlina deportiva, la compañía británica Redux propone un 'restomod' sensacional. Inicialmente, se transformarán 30 unidades y la primera entrega acaba de formalizarse.  

Galería: 'Restomod' BMW M3 E30 de Redux

La primera mejora importante tiene que ver con el motor. El bloque de 2,3 litros aumenta la cilindrada a 2,5 y recibe un turbocompresor. De este modo, en lugar de los 215 CV de la mecánica original, entrega 396 CV y 529 Nm.

El coche también recibe una caja manual de seis velocidades y un diferencial autoblocante mecánico, con control electrónico, en el eje trasero, para controlar la fuerza del conjunto. 

Por supuesto, el chasis también recibe ajustes importantes. El principal, la instalación de amortiguadores adaptativos. Asimismo, el equipo de frenos mejora sensiblemente, al montar pinzas delanteras de seis pistones y traseras de cuatro, de la firma AP Racing. Opcionalmente, el cliente puede optar por discos carbocerámicos. 

Conviene prestar mucha atención a la carrocería, porque incorpora múltiples piezas de fibra de carbono. Entre ellas, los paragolpes, el techo y las taloneras laterales. El que desee el capó confeccionado en este material ligero, deberá abonar un dinero extra. 

Por último, el habitáculo recibe multitud de inserciones en tejido Alcantara, centradas sobre todo en el techo, los paneles de las puertas y la consola central. Por su parte, los asientos delanteros, tapizados en cuero, los firma Recaro, mientras que los traseros desaparecen, para ahorrar peso, dejando sitio a una jaula antivuelco. Además, la instrumentación analógica deja paso a una 100% digital. 

Habrá aficionados que prefieran el coche original, otros solo estarán convencidos de unos pocos cambios y algunos modificarían su M3 E30 tal y como lo hace Redux. Independientemente del grupo en el que estés, no puedes negar que la preparación deja un buen sabor de boca...