Las versiones 55 TFSI y 45 TDI, de 340 y 231 CV, se suman al ya conocido 50 TDI, de 286.

A la espera de una poderosa variante deportiva, en forma de SQ8, la gama del Audi Q8 2019 se enriquece con dos nuevos propulsores, ambos con arquitectura V6.

Dos lanzamientos que se suman a la gama del todocamino Premium alemán, que, hasta ahora, solo estaba a la venta en España en su variante 50 TDI, que recurre al motor 3.0 TDI, con 286 CV de potencia. 

Estos dos nuevos propulsores para el SUV responden a las denominaciones de 55 TFSI, en el caso del de gasolina, y 45 TDI, en el turbodiésel, y anuncian 340 y 231 CV de potencia, respectivamente. 

Galería: Primera prueba Audi Q8 2018

Único representante de gasolina

Empezando por el combustible de moda, el Audi Q8 55 TFSI recibe el motor 3.0 V6, que declara 340 CV y 500 Nm de par máximo, entre 1.370 y 4.500 rpm, al tiempo que alcanza una velocidad máxima de 250 km/h (autolimitada) y acelera de 0 a 100 en 5,9 segundos. En el mercado español, tiene un precio de 84.320 euros.

Pasando al representante de gasóleo, el 45 TDI, recurre al 3.0 TDI, con 231 CV y también 500 Nm de par, pero debe conformarse con 233 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 en 7,1 segundos. En este supuesto, la cifra de partida es de 81.370 euros. 

En ambos casos, se integra una red eléctrica de 48 V, la base del esquema Mild-Hybrid (MHEV), que reduce el consumo en hasta 0,7 litros cada 100 kilómetros y asegura la pegatina ECO de la DGT. Otros elementos comunes son la tracción total quattro y la transmisión automática con convertidor de par tiptronic, de ocho velocidades.