Puede que el Lamborghini Aventador SVJ se haya encontrado con la horma de su zapato.

El pasado mes de julio, el Lamborghini Aventador SVJ consiguió una hazaña que revolucionó el mundo del automóvil: completar una vuelta al circuito de Nürburgring en 6'44''97, un tiempo que lo convertía en el superdeportivo de calle más rápido en el trazado alemán, por delante del Porsche 911 GT2 RS

Más información sobre deportivos en Motor1.com

No cabe duda de que el Lamborghini Aventador SVJ es el rey indiscutible del trazado alemán, pero debe permanecer alerta porque el McLaren Senna podría estar listo para invertir esta situación, si tenemos en cuenta que un prototipo del fabricante británico fue visto la semana pasada en Nürburgring, junto a un equipo de ingenieros. Es obvio que algo se está preparando... 

En nuestra opinión, el McLaren intentará vencer al Aventador SVJ, algo que parece factible si tenemos en cuenta las prestaciones del modelo de Woking. Sin duda, estamos ante dos superdeportivos diferentes: uno ha sido cuidadosamente estudiado para respetar las leyes de la aerodinámica, mientras que el segundo es una versión optimizada de un vehículo de serie. ¡Veamos qué se esconde bajo la carrocería de ambos modelos!

McLaren Senna 2018
Lamborghini Aventador SVJ 2019

¿Qué dicen las cifras?

   Lamborghini Aventador SVJ  McLaren Senna
 Motor  Gasolina, 12 cilindros en V, atmosférico, 6.498 cm3 Gasolina, 8 cilindros en V, biturbo, 3.994 cm3
 Potencia   770 CV a 8.500 rpm  800 CV a 7.250 rpm
 Par máximo  720 Nm a 6.750 rpm  800 Nm a 5.500 rpm
 0-100 km/h  2,8 s  2,8 s
 0-200 km/h  8,6 s  6,8 s
 Velocidad máxima  351 km/h  340 km/h
 Peso en vacio  1.525 kg  1.198 kg
 Relación peso/potencia  1,98 kg/CV  1,50 kg/cCV

Al analizar los propulsores, el británico se alza con la victoria de manera incontestable. El Lamborghini Aventador SVJ se mantiene fiel a un tradicional propulsor V12 atmosférico, que desarrolla 770 CV de potencia y 720 Nm de par máximo. Sin embargo, pese a tener cuatro cilindros menos, la mecánica del McLaren Senna es más poderosa que la de su contrincante, gracias a la incorporación de dos turbocompresores.

En concreto, desarrolla 800 CV y 800 Nm de par máximo, pero además de ser más potente, ofrece un mayor empuje a medio régimen, algo que explica que en la maniobra de aceleración, de 0 a 200 km/h, el McLaren sea 1,8 segundos más veloz.

Por otro lado, se encuentra el peso: con 1.198 kilos, el Senna resulta 327 kilos más ligero que su oponente, de modo que lo más probable es que presente unas menores inercias y una mayor velocidad en el paso por curva. ¿Conseguirá batir al Lamborghini Aventador SVJ en el circuito más duro del mundo? Al menos sobre el papel, diríamos que sí.

Galería: McLaren Senna 2018: Primera prueba