El mundo de la aviación y Aston Martin, una gran historia de amor.

Q es el nombre del departamento de personalización de Aston Martin y a la vista de sus últimos trabajos, parece que no descansan. Los responsables de la marca de Gaydon acaban de desvelar el aspecto definitivo de un vehículo creado en homenaje del equipo acrobático de la  RAF (Fuerza Aérea Real) y sus famosos jets de color rojo. Se fabricarán 10 unidades, ni una más, para todo el mundo. El vehículo elegido es el Aston Martin Vanquish S y a nivel mecánico no presentan ninguna modificación, respecto al modelo de serie.

Aston Martin Vanquish S Red Arrows Edition

Aston Martin Vanquish S Red Arrows, un velocista con 600 CV

De esta forma, la base mecánica está protagonizada por el bloque de gasolina con aspiración atmosférica y arquitectura V12 con 6,0 litros de cilindrada. Desarrolla una potencia de 600 CV y un par motor de 630 Nm. Unos argumentos que le permiten firmar unas prestaciones sobresalientes, como demuestra la velocidad máxima de 323 km/h y la aceleración, 0 a 100, de 3,5 segundos.

Entonces, ¿qué le hace diferente? La estética. La carrocería está adornada con un rojo exclusivo Radiant Red, exactamente el mismo que lucen los aviones de la patrulla acrobática británica, además de unas sutiles franjas blancas, presentes en el frontal, los laterales y el difusor trasero. Todo, rematado con el logotipo de la marca reproduciendo los colores de la Union Jack (bandera del Reino Unido). Como colofón, el techo del vehículo, confeccionado con fibra de carbono, exhibe el logotipo de carga presente en las carlingas de los aviones de combate.

Aston Martin Vanquish S Red Arrows Edition

El interior está inspirado en el de un avión de combate

El habitáculo también se inspira en el diseño aeronáutico. De esta forma, los asientos del superdeportivo inglés están tapizados en piel que reproduce una tonalidad verde idéntica a la del avión. Asimismo, cada unidad es única e incluye una placa numerada, con el nombre del piloto de la escuadrilla acrobática al que corresponde. Incluso las levas del cambio automático están inspiradas en el jet y recuerdan, inevitablemente, a las del Aston Martin One-77. En este sentido, los paneles de las puertas y los reposacabezas también reproducen incluyen bordados que reproducen formaciones aéreas de los Red Arrows ingleses.

Y para aumentar la exclusividad de esta edición especial, cada vehículo dispone de un equipamiento añadido muy llamativo: dos cascos similares a los que utilizan los pilotos del equipo acrobático, dos cazadoras de piel personalizadas a juego con dos maletas, una funda protectora para el coche, una reproducción a escala del vehículo y sendos monos de piloto.

Más noticias sobre Aston Martin:

 

 

Forma parte de algo grande