El Audi Q8 Concept se acerca mucho al modelo de producción.

Allí donde esté una de las marcas Premium alemanas, las otras dos acudirán raudas a iniciar la batalla comercial. En el caso de los grandes SUV cupé, BMW dio primero con el X6, Mercedes-Benz le siguió con el GLE Coupé y, ahora, el Audi Q8 Concept muestra las claras intenciones de la marca de los cuatro aros en este nicho de mercado. ¿El beneficiado? Como siempre, el cliente, que podrá elegir entre tres alternativas de primera.

Centrándonos en el prototipo, presentado en el salón de Detroit, parece que se acerca mucho al modelo de producción. Será la primera incursión de Audi en este segmento de los todocaminos con apariencia cupé, donde, en principio, aterrizará de forma oficial en 2018. Lo hará con un coche de aspecto dinámico, que integrará las últimas soluciones estéticas de la firma, y con un habitáculo de cuatro plazas.

Suspensión adaptativa

Una parte muy interesante del ejercicio de estilo tiene que ver con la tecnología, ya que presenta el sistema de proyección de información en el parabrisas Head-up Display de mayor tamaño en la automoción, hasta el momento, y una nueva versión de la instrumentación digital Audi virtual cockpit, con gráficos de mayor resolución y más funciones prácticas.

Casi con toda probabilidad, estas soluciones estarán a disposición del cliente en el vehículo de calle. Lo mismo que sucede con las llamativas llantas de aleación, de 23 pulgadas, o los discos de freno carbocerámicos. Otro aspecto destacable es la suspensión adaptativa, con dos posiciones y 90 milímetros de diferencia entre ambas. 

En el habitáculo, destacan el salpicadero sin botones físicos y los cuatro asientos individuales. Gracias a una distancia entre ejes de 3,0 metros, el espacio para las piernas debería ser óptimo en cualquiera de las plazas. Queda la duda de saber cuánta altura libre al techo queda en las traseras. Lógicamente, debería ser menor que en un Q7, lo que limitaría el uso de las mismas a adultos de talla media. 

Audi Q8 Concept
Audi Q8 Concept
Audi Q8 Concept

Híbrido enchufable de 443 CV

En el Audi Q8 Concept, la propulsión corre a cargo de un módulo híbrido enchufable. El motor de combustión elegido es el de gasolina turboalimentado 3.0 TFSI, con 3,0 litros de cilindrada y 333 CV, que complementa a otro eléctrico, de 136, gobernados a través de la transmisión automática con convertidor de par tiptronic, de 8 velocidades. En conjunto, el sistema desarrolla una potencia máxima combinada 443 CV y un par de 700 Nm, al tiempo que consume solo 2,3 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto homologado.  

La batería del conjunto usa iones de litio y tiene una capacidad de 17,9 kWh. Con ella, el coche puede desplazarse durante 60 kilómetros solo con el propulsor eléctrico. La recarga rápida puede completarse en dos horas y media, a través de una toma de corriente de 7,2 kW, según explica Audi. Recordemos que este prototipo cuenta con tres programas de conducción: EV, hybrid y battery hold.

 

 

Tracción total quattro

Los propulsores se encargan de mover a los dos ejes. De este modo, el modelo se beneficia de la tracción total quattro, con la que se debería lograr una mejor dinámica y una mayor seguridad, en cualquier circunstancia y terreno. En relación con este punto, el maletero del Audi Q8 Concept promete 630 litros de capacidad, 260 menos que en el Q7, si bien resulta suficiente para la mayoría de desplazamientos con la familia. 

Para acabar, una curiosidad. Como podrás ver, no hay tiradores en las puertas, porque la apertura se realiza pulsando el logo de Audi que hay en los pilares laterales. ¿Llegará esta solución al Q8 de calle? Sería una primicia muy interesante y diferenciadora, tanto como el propio coche...

Forma parte de algo grande