La pequeña compañía alemana Krämer, especializada en motos de circuito, acaba de presentar la última evolución de su conocida plataforma GP2, la denominada Krämer GP2-890RR 2023, una bestia limitada a solamente 125 ejemplares para todo el mundo.

Como es lógico, una de las principales bazas de este nuevo modelo de Krämer es su relación peso-potencia, de casi un kilogramo por caballo, ya que la GP2-890RR pesa solamente 142 kilogramos y su motor bicilíndrico ofrece una potencia de 138 CV. Las primeras entregas a clientes arrancarán en septiembre de 2023, con un precio anunciado para Europa de 41.990 euros.

Galería: Krämer GP2-890RR 2023

138 CV para 142 kilos

El motor en cuestión, de origen KTM, es el conocido bloque de dos cilindros y 889 cm3, con refrigeración líquida, que ofrece los citados 138 CV a 10.100 rpm, además de un par motor máximo de 100 Nm a 8.200 vueltas. Además, se combina con una caja de cambios manual de seis marchas, un sistema 'quickshifter' y un embrague asistido antirrebote.

A nivel de suspensión, esta Krämer incorpora una horquilla delantera WP Apex Pro 7543 y un monoamortiguador trasero WP Apex Pro 7746. El recorrido de la suspensión delantera es de 120 milímetros, mientras que el de la trasera asciende a 140 milímetros.

Krämer GP2-890RR 2023
Krämer GP2-890RR 2023
Krämer GP2-890RR 2023

La frenada queda a cargo de un equipo de frenos compuesto por un doble disco de freno flotante delantero, con pinzas Brembo Stylema, y un disco trasero de 230 milímetros junto a una pinza Brembo P2. Las llantas, por su parte, son Dymag forjadas de aluminio y de 17 pulgadas de diámetro.

Una de las claves para el ahorro de peso de esta GP2-890RR reside en el depósito de combustible de material plástico y con una capacidad de 16 litros. También contribuye a este fin el carenado de fibra de vidrio, reforzado con carbono y kevlar.

Krämer GP2-890RR 2023

En lo que a ayudas electrónicas se refiere, la Krämer GP2-890RR incluye por ejemplo un control de tracción desconectable, con nueve niveles de intervención disponibles, así como un 'Wheelie control' con cinco niveles, también desconectable, o un limitador de velocidad para el pit lane. 

La instrumentación, por cierto, es una unidad AiM MXS 1.3 Race GPS con adquisición de datos. La marca destaca asimismo que se pueden modificar tanto el mapa de acelerador del motor como el nivel de freno motor. Por lo demás, encontramos también de serie un amortiguador de dirección Hyper Pro RC o una cadena DID ERV 520 Racing x-ring.