¿Cuántos Mercedes-Benz SLR McLaren tienes en casa? La 'preguntita' puede parecer un poco extraña para cualquier 'mundano' como yo, pero no para el empresario Manny Khoshbin, que acaba de añadir el noveno ejemplar a su creciente colección.

Para muchos millonarios, tener solo una unidad de alguna cosa que les encanta no resulta suficiente, pero reunir nueve ejemplares del mismo coche puede parecer incluso enfermizo. ¿Qué tiene de especial el deportivo alemán?

El Mercedes-Benz SLR McLaren fue una colaboración entre Mercedes-Benz y el equipo de Fórmula 1 McLaren, que en aquel momento, comienzos del siglo XXI, utilizaba motores de la marca alemana en sus monoplazas. Esta unión de ambas compañías dio como resultado un coche excelso, con el motor más potente de Mercedes-AMG y un chasis puesto a punto en Woking. 

Galería: Mercedes-Benz SLR McLaren 722 S Roadster

Para algunos críticos, el Mercedes-Benz SLR McLaren no es el coche perfecto por la lentitud de su transmisión automática y su comportamiento extremo, no apto para manos inexpertas. Para otros, el coche combina potencia bruta con una limitada interferencia tecnológica. 

Si recuerdas, la potencia proviene de un motor 5.4 V8, sobrealimentado por un compresor volumétrico, que entrega 626 CV a 6.500 rpm y un par máximo de 780 Nm entre 3.250 y 5.000 vueltas.

El biplaza germano, de propulsión trasera, dispone de una transmisión con convertidor de par de cinco velocidades, elegida por su durabilidad y su sencillez técnica. Además, muchas de las cajas existentes en el mercado no podían soportar el elevado par máximo del coche.

En materia de prestaciones, este vehículo, que se vendió con carrocerías Coupé y Roadster, declara una velocidad máxima de 334 km/h y una aceleración de 0 a 100 en apenas 3,8 segundos. Unas cifras impresionantes incluso hoy en día.

¿Por qué Manny Khoshbin tiene tantos? ¿Ve un posible negocio o tan solo es un amor puro hacia este automóvil? Cualquiera de las dos opciones tendrían sentido...