A pesar de su edad, la moto luce un estado de conservación ideal y su aspecto gana atractivo con el paso del tiempo.

Para una persona extremadamente aficionada a la restauración, no hay nada más satisfactorio que meterse de lleno en su próximo proyecto. Incluso, si acabas rompiéndote la cabeza para encontrar una solución a un problema totalmente imprevisto. Pero eso es parte de la diversión, ¿no crees?

Aunque si no te atreves a hacerlo tú mismo, lo mejor es ver cómo otra persona avanza en su propio trabajo. En este caso, te mostramos un vídeo resumido de la actualización de una Vespa con tres décadas de historia. También te dejamos una galería de un modelo clásico subastado hace tiempo, para que entiendas la belleza de este scooter atemporal.

Galería: Vespa VBB Sportique 1962

Por ejemplo, esta Vespa 50 Special con tres décadas a sus espaldas fue encontrada en un granero. Definitivamente, no es la Vespa en peores condiciones que hemos visto rescatar del olvido. Ni siquiera muestra un estado lamentable de oxidación, por extraño que parezca.

Es más, después de las primeras imágenes, asistimos, impresionados, a la puesta en marcha del motor que, sorprendentemente, funciona. Eso sí, suponemos que el estado de la mecánica y de los líquidos de su interior, no será óptimo.

Hechas las presentaciones, lo interesante de esta restauración es comprobar el entusiasmo con el que el youtuber, Nils Homann, se embarca en el proceso de puesta al día. Debido a los materiales en bruto con los que tenía que trabajar, Homann tenía que elegir. ¿Dejar el chasis al descubierto y empezar de nuevo, o trabajar con la moto en estado original resaltando la belleza que otorgan tres décadas de experiencia?

Por suerte para todos nosotros, Homann eligió la más interesante de las dos opciones. Limpió cuidadosamente todos los elementos brillantes, reparó el sillín (una parte que merecería un solo vídeo para comprender el proceso) y pulió la pintura azul original.

Vespa VBB Sportique 1962

Posteriormente, realizó algún tipo de tratamiento contra el óxido en puntos que mostraban un poco más de corrosión, pero en general, el conjunto no estaba en unas condiciones tan lamentables como se podía esperar en un principio.

El resultado final es una moto pulida y con carácter. No es un ejemplar de exposición, pero de eso se trataba al principio del proyecto, ya que muestra signos de una puesta al día, pero mantiene las cicatrices de la edad.

Nils Homann eligió dar a este scooter clásico una nueva oportunidad, al tiempo que pretendía honrar los innumerables kilómetros que ya vivió antes de llegar a su taller. Es hermosa, única y atemporal. Disfruta de las imágenes y si eres amante de la Vespa, mucho más.

Fuente: Rideapart.com