Con 1.050 CV de potencia y una velocidad máxima de 402 km/h, el McLaren Speedtail es la última apuesta del fabricante de automóviles británico en la categoría de los hiperdeportivos. Como en otras ocasiones, la youtuber y entusiasta de los automóviles, Supercar Blondie, nos enseña en un vídeo otro magnífico superdeportivo al alcance de muy pocos.

Desde el comienzo, el McLaren Speedtail ha tenido un aire a coche de superagente secreto, tipo James Bond. En ese sentido, la 'rumorología' apunta a que la firma británica tiene una 'guarida secreta' en su Centro de Tecnología McLaren (McLaren Technology Center) en Woking.

Galería: McLaren Speedtail prueba de máxima velocidad

En esas instalaciones, los clientes más selectos se encargarían de confeccionar su vehículo según sus gustos. En el caso del Speedtail, solo 10 de las 106 unidades fabricadas habrían pasado por ese departamento tan restringido.

Como un precio de partida alrededor de los 1,7 millones de euros, no nos debería sorprender que existan algunas opciones desorbitadas para cualquier mortal. Por ejemplo, una de ellas, que puedes apreciar en el vídeo, se trata de una pintura con diamantes pulverizados, que tiene un precio de 110.000 euros.

Al margen de su ostentoso exterior, el Speedtail presenta un homenaje interior a la disposición de tres asientos de su abuelo, el McLaren F1, con un asiento central para el conductor, flanqueado por otros dos laterales en la parte trasera.

Parece evidente que el dueño de este vehículo tiene un gusto exagerado por la ostentación, como demuestra un juego de herramientas chapadas en oro, situado debajo del maletero del vehículo. Puestos a imaginarnos al dueño de este Speedtail, podemos suponer que será el tipo de millonario que dispone de un teléfono móvil de oro, con el que llamar a los servicios de emergencia en caso de avería.

McLaren Speedtail prueba de máxima velocidad

Ten en cuenta que dada la complejidad mecánica del vehículo, solo los ingenieros cualificados por la firma de Woking pueden manipular y dar servicio a este velocista estratosférico. Asimismo, el grado de personalización es tan elevado que hasta el maletero, ubicado en la parte delantera, dispone de un catálogo propio con una carta de colores específicos.

Para concluir, aunque hablamos del McLaren más aerodinámico que se haya fabricado nunca, el Bugatti Chiron sigue en posesión del récord de velocidad máxima, con 420 km/h, frente a los 402 km/h que anuncia nuestro protagonista inglés. De esta forma, estos rivales no solo luchan por ser los modelos más veloces del planeta, sino que también lo hacen por elevar el listón de la personalización, siendo modelos casi únicos y un filón de rentabilidad para sus fabricantes.

Fuente: SupercarBlondie, vía YouTube