La firma de Gaydon limitará la producción a 500 ejemplares.

Definitivamente, Aston Martin ha confirmado que su próximo deportivo llevará el nombre de Valhalla. Un nombre que proviene de la mitología nórdica y hace referencia al lugar donde los guerreros muertos permanecen en el más allá para la eternidad.

Una denominación más llamativa que las siglas AM-BR 003 con las que era conocido el prototipo inicial de este modelo. 

Galería: Aston Martin AM-RB 003

También sabemos que el Valhalla estará propulsado por un sistema híbrido, compuesto por un propulsor térmico V6 turboalimentado, además de un motor eléctrico alimentado por baterías.

Aston Martin no ha desvelado, de momento, la potencia definitiva del conjunto, aunque los rumores apuntan a que sería una cifra cercana a los 1.000 CV de potencia.

"Los nombres de los modelos de Aston Martin siempre suscitan mucho interés. Lo hacen porque capturan una emoción o cuentan una historia", afirma el máximo responsable de la firma inglesa, Andy Palmer.

"Al seguir el camino del Valkyrie, sabíamos que el Aston Martin Valhalla necesitaba sonar de forma sólida. La mitología nórdica contiene un lenguaje poderoso, además de una rica narración de historias, que nos llevó a elegir el término Valhalla, en lugar de AM-RB 003, como sucesor de la historia iniciada por el Valkyrie".

8. Aston Martin AM-RB 003

Al igual que sucedió con el Valkyrie, el Valhalla es fruto de la asociación entre Aston Martin y Red Bull Advanced Technologies, junto con el famoso ingeniero de Fórmula 1, Adrian Newey.

Incorpora el alerón trasero 'FlexFoil', capaz de alterar la carga aerodinámica que genera el mismo, sin necesidad de modificar su ángulo. Esta tecnología no genera turbulencias o ruido del viento.

El superdeportivo también cuenta con una construcción completa en fibra de carbono, que consigue mantener el peso del conjunto en unos magníficos 1.350 kilogramos.

Aston Martin AM-RB 003

La firma inglesa ha confirmado que su nuevo vehículo estará destinado a un tipo de clientela con un alto poder adquisitivo. De hecho, solo se fabricarán 500 unidades, con un precio de partida de 875.000 libras esterlinas (unos 978.000 euros al cambio actual).

No obstante, nos tememos que esa cifra se elevará, considerablemente, al añadirle las opciones que cada cliente necesite para personalizar su nuevo juguete.