Mercedes asegura que podría ofrecer una versión AMG del Clase V.

Corría el año 1989 cuanto Mercedes-Benz y AMG decidieron unir fuerzas para trabajar en un proyecto fuera de lo común: la preparación de la popular furgoneta MB 100, fabricada en Vitoria, España. A nivel de diseño, las modificaciones eran bastante evidentes: contaba con unos paragolpes de nueva factura, una nueva parrilla frontal, flanqueada por unos faros con ópticas redondeadas, y una carrocería bitono, de colores negro y gris, que acercaba su imagen a la de la furgoneta del Equipo A.

Al acceder al interior, el recibimiento era espectacular, teniendo en cuenta que se trata de una furgoneta de los años 80. En el habitáculo, tanto el volante como los asientos adoptaban la inscripción AMG, se incluían unas nuevas ventanillas de color verde, alfombrillas de nueva factura...

No es el único turbodiésel de AMG

Pero más allá de las modificaciones estéticas, los cambios también afectaron a la parte mecánica. Su motor 2.4 de ciclo diésel incrementó la potencia desde los 72 CV hasta unos 'escalofriantes' 95 CV, a 4.400 rpm.

Mercedes-Benz ha asegurado en su página de Facebook que esta MB AMG 100 D, de 1989, es el único vehículo con motor de gasóleo que ha recibido el tratamiento de los ingenieros de Affalterbach. Sin embargo, la compañía de la estrella parece haber olvidado los Clase C, Clase C Estate y SportCoupé C30 CDI AMG.  

En todos ellos, bajo el capó, se equipa el propulsor turbodiésel, de cinco cilindros y 3,0 litros, heredado del C270 CDI, pero potenciado hasta los 231 CV y los 540 Nm de par máximo, que se enviaban a las ruedas traseras.

¿Sus prestaciones? Si nos centramos en el SportCoupé, Cuando apareció en 2003, se convirtió en el coche con motor turbodiésel más rápido del planeta, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y una velocidad máxima, limitada electrónicamente, a 250 km/h. Lamentablemente no fue un éxito comercial... y estuvo poco más de un año a la venta. 

También te puede interesar:

Mercedes-Benz 100 D de 1989