El sistema de escape Capristo marca la diferencia.

Hace poco, en una concentración automovilística, hemos podido ver y escuchar a este Abarth 595 Competizione, levantando auténtica expectación. Como te puedes imaginar, el 595 no es original y ha sufrido una profunda puesta a punto, añadiendo mucha potencia, para convertir al vehículo italiano en un deportivo muy serio.

Dicho esto, bajo el capó del Abarth 595 Competizione encontramos, de serie, un motor de cuatro cilindros en línea, con 1,4 litros de cilindrada. Desarrolla una potencia de 180 CV y un par motor de 250 Nm, valores más que razonables para un vehículo con estas dimensiones y que apenas sobrepasa la tonelada de peso.

Abarth 595 Comeptizione, vitaminado con 330 CV

Sin embargo, el propietario de este Abarth 595 Competizione parece que no tenía bastante y ha decidió encargarle a su mecánico de confianza una inyección de energía. De esta manera, la preparación mecánica ha alcanzado los 330 CV de potencia. De esta manera, mientras que el modelo estándar acelera, de 0 a 100 km/h, en 6,7 segundos, el vehículo que estás contemplando puede reproducir ese ejercicio en menos de 6,0 segundos, una barrera reservada para modelos de mayor tamaño y potencia.

Así las cosas, la principal atracción de este automóvil es su sistema de escape. Nada mantiene de la línea original, para dejar paso a un equipo de escape Caprisco. Tal y como puedes ver y escuchar en el video, este Abarth 595 Competizione detona ante la más mínima insinuación al pedal del acelerador.

Realmente, uno podría pensar que en las colas de escape de la zaga se han camuflado dos armas de repetición, por el estruendo de las detonaciones. Al mismo tiempo, podemos advertir que el nivel de decibelios es elevado, porque se puede ver a varios espectadores tapándose los oídos al ver pasar a este Abarth 595 Competizione único.

2016 Abarth 595 facelift

Otras noticias relacionadas: