Maserati GranTurismo 2018, primera prueba de un 'top model'

Antes de empezar, conviene dejar las cosas claras. El Maserati GranTurismo 2018 es un restyling de un modelo bastante veterano, lanzado en el año 2007. No se trata de una crítica, sino de un dato a tener en cuenta. Lo sorprendente es que el cupé italiano mantiene su frescura con todas las de la ley. Basta comprobar la legión de seguidores que tiene el modelo y, también, la marca.  

Es verdad, hay que admitir que cualquier coche, en su undécimo año de producción, sin cambio de generación, podría quedar desfasado. No sucede en el caso del transalpino, demostrando aquello de que, si algo funciona, ¿por qué cambiarlo?  

Maserati (más bien, Pininfarina) lo hizo muy bien hace 11 años. ¿Cuántos coches de 2007 pueden presumir de seguir llamando la atención?

Ejerciendo de abogado de Maserati, hay que recordar que los deportivos y los GT, como el GranTurismo 2018, suelen tener una vida más larga que las berlinas y los SUV tradicionales. Por ejemplo, Aston Martin tuvo en el mercado el DB9 desde 2004 a 2016. Además, desde el punto de vista estético, Maserati (más bien, Pininfarina) hizo un excelente trabajo hace 11 años. Al fin y al cabo, ¿cuántos coches de 2007 pueden presumir de seguir llamando la atención?

Maserati GranTurismo 2018 primera prueba
Maserati GranTurismo 2018 primera prueba

Ligera actualización estética

Entrando en detalle, el cupé, de propulsión trasera, continúa impulsándose a través de un sonoro V8 atmosférico, de origen Ferrari, aunque se han introducidos diversas mejoras para mantener el GranTurismo al mismo nivel que la dura competencia. ...