Los roadsters de la firma alemana reciben dos series especiales, cargadas de equipamiento.

Si eres un incondicional de Mercedes-Benz, seguramente, te suene la expresión Grand Edition. Se trata de una denominación que la marca utiliza de forma restringida, en sus modelos más exclusivos, para designar a series limitadas que incluyen un gran equipamiento.

Y en esta ocasión le ha tocado el turno al Mercedes-Benz SL, un roadster de propulsión trasera, dotado de una capota de lona, que se encuentra entre los automóviles más prestigiosos de la firma alemana. Este acabado se encontrará disponible, a partir de marzo, con las dos motorizaciones del modelo: el SL 400, de 367 CV, y el SL 500, de 455.

¿Qué tiene el Mercedes-Benz SL Grand Edition?

A nivel estético, este Mercedes-Benz únicamente se encuentra disponible con cinco pinturas: negro, designo blanco brillante, diferentes grises y negro obsidiana. Sin embargo, de un primer vistazo, los elementos más llamativos son las llantas de aleación, con 19 pulgadas en el eje delantero y 20 en el trasero, que se combinan con elementos cromados de alto brillo y plata mate. Por lo demás, no falta un sutil distintivo con la inscripción Grand Edition en el lateral de la carrocería.

En lo que al habitáculo respecta, las modificaciones se centran en dotarlo de un aspecto más lujoso. De esta forma, se incorpora un volante tapizado en cuero napa, el sistema de calefacción integrado en los reposacabezas AIRSCARF o los asientos dinámicos, con función de masaje y tapicería Designo, de color marrón perla. Por otro lado, tampoco falta una suspensión rebajada en 10 milímetros.

¿Cómo es el Mercedes-Benz SLC Final Edition?

Los modelos de la marca alemana que se encuentran en la recta final de su vida comercial, como sucede con el actual SLC, suelen recibir de forma habitual una edición limitada denominada Final Edition, que destaca por ofrecer una estética muy cuidada. 

De esta forma, los SLC Final Edition estarán dotados del paquete estético AMG e incluirán dos tipos de cromados en los faros delanteros, en función del color de la carrocería: de color plateado para los tonos negro obsidiana y gris selenito, y de un tono más oscuro para las carrocerías claras, pintadas en blanco polar y blanco diamante.

Por otro lado, no faltarán unas llantas de aleación de 18 pulgadas o un equipo de frenos compuesto por unos discos perforados y unas pinzas con la inscripción Mercedes-Benz, en el eje delantero. Y si todavía no eres capaz de diferenciarlo del resto de los SLC a simple vista, no te preocupes: la inscripción Final Edition en la aletas te sacará de dudas. 

En lo que al habitáculo se refiere, se han incluido de serie los asientos deportivos, tapizados en colores negro y plata. También hay piel en el respaldo, aunque en este caso, para imitar la fibra de carbono. Por lo demás, se ha incorporado un volante achatado de tres radios, unas levas para el volante de color negro y la inscripción Final Edition en los reposacabezas...

Mercedes SLC Final Edition 2019

El Mercedes-AMG SLC 43 Final Edition tiene sorpresa...

En este Mercedes-AMG se ha buscado resaltar el lado más deportivo del SLC, entre otras cosas, con la pintura Amarillo Sol, el color con el que se presentó el SLK, por primera vez, en el año 1996. Además, también se incluyen elementos de material plástico negro brillante en el frontal, el faldón delantero, las carcasas de las puertas, las manecillas de las puertas, las aletas...

Tampoco falta el volante AMG Performance, achatado en la parte inferior y forrado en piel, con una marca a las 12 en punto. Sin duda, una edición especial más que merecida para el roadster alemán, disponible con cualquier motor de gasolina.