El gigante chino Geely producirá coches en Europa. ¿Dónde? Eso está aún por definir. Hace dos años, el fabricante asiático se acercó a Polonia para cerrar un acuerdo, pero el nuevo Gobierno de aquel país tendrá que decidir antes del verano si apoya o no el plan de la anterior administración y da luz verde a la construcción de la planta de vehículos eléctricos de Geely.

El apoyo provendría de fondos de la UE, según declaró a Reuters un alto cargo cercano al Gobierno polaco, pero si Polonia no sigue adelante el grupo chino podría trasladarse a otro país de nuestro continente. Uno de los más probables sería España, donde la china Chery Auto se ha quedado con la antigua planta de Nissan en Barcelona.

Madrid abrirá este año dos concursos para empresas interesadas en producir automóviles, solicitando un total de 1.700 millones de euros en préstamos y subvenciones procedentes de los fondos de ayuda de la UE.

El proyecto Izera

Polonia está ultimando un plan de gastos revisado para Bruselas, ya que le quedan poco más de dos años para gastar casi 60.000 millones de euros en préstamos y subvenciones recibidos de la UE. ElectroMobility Poland (EMP), recordemos, ha firmado un acuerdo de licencia con Geely para utilizar su plataforma SEA (Sustainable Experience Architecture) para la marca Izera.

"Construir la planta con Geely, que fue elegida como socio para el proyecto en 2022, no era la solución ideal", declaró Jan Szyszko, viceministro de Fondos de Desarrollo y Política Regional, en una entrevista en Automotive News. "Pero la alternativa de apoyar proyectos ya operativos, incluida la construcción de autobuses, también tenía limitaciones".

Una cuestión política

Dado el dinero ya gastado en el proyecto, éste debería continuar, pero corresponde a los expertos recomendar la fórmula al Gobierno "en el plazo de unas semanas", declaró el ministro de Patrimonio del Estado, Borys Budka, al canal de televisión Polsat News.

Cabe recordar que Geely, además de poseer una marca homónima a la venta en su país, también es dueña de Volvo, Polestar y Lotus, junto con el 50% de smart y el 7,6% de Aston Martin

Además, está trabajando codo con codo con Renault para el desarrollo de motores híbridos, que irán a parar no sólo a ambas compañías sino a otras interesadas en la adquisición de los mismos.