Tan solo se fabricaron 30 unidades del Bugatti EB110 Super Sport. Y RM Shoteby's está a punto de subastar una con menos de 1.000 kilómetros.

El Bugatti EB110 es el gran olvidado entre los superdeportivos, tal vez, eclipsado por las prestaciones de los posteriores Veyron y Chiron. Sin embargo, este automóvil fue uno de los coches más veloces de los años 90.

Impulsado por un motor de gasolina 3.5 V12 de 550 CV, sobrealimentado por cuatro turbocompresores, las prestaciones del Bugatti EB110 estarían en línea con las de muchos 'purasangres' actuales, como demuestra una velocidad máxima de 342 km/h; un registro sorprendente para 1991, que en el caso de la variante Super Sport fue un paso más allá. 

Gracias a la incorporación de una nueva centralita electrónica y un sistema de escape modificado, la potencia se incrementó hasta los 610 CV. Con estas modificaciones, el Super Sport era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos y de alcanzar 354 km/h.

Bugatti EB110 Super Sport: más potente y ligero

Pero además de ser más potente, la versión Super Sport también era más ligera que los EB110 normales, gracias a la incorporación de una carrocería de kevlar, que permitía ahorrar 150 kilos de peso. Pero, en realidad, la razón de que se fabricasen 30 unidades del EB110 Super Sport es que era un automóvil necesario para homologar el EB 110 GT de Le Mans. Además, era uno de los coches favoritos de Michael Schumacher, quien adquirió un ejemplar.

Esta unidad, además de ser tremendamente exclusiva, tiene otro punto a favor: solo ha recorrido 901 kilómetros. Se matriculó por primera vez en 1994, en Alemania, más tarde viajó a Japón y, en 2012, recaló en Suiza. Desde entonces, su actual propietario lo ha mantenido en excelentes condiciones. Además, cuenta con la documentación que acredita que se encuentra en un estado 100% original, algo fundamental para un coleccionista. 

Galería: Un Bugatti EB110 Super Sport, con 901 kilómetros, a subasta