Prueba VW Tiguan Allspace 2.0 TSI Sport 2018, para familias activas

Es cierto, Volkswagen no se ha estrujado el cerebro a la hora de desarrollar un SUV de siete plazas, pero si el Tiguan es un excelente producto, ¿por qué no aprovechar esta base? Con esta idea, la marca alemana ofrece el Tiguan Allspace, que pone el foco en el carácter versátil y práctico de los todocaminos. 

Básicamente, lo que ha hecho el fabricante germano ha sido estirar la carrocería hasta los 4,70 metros de longitud y aumentar la distancia entre ejes en 106 milímetros, alcanzando los 2,79 metros. Parece un producto pensado para el mercado chino, donde es habitual ver vehículos de batalla alargada, pero tiene todo el sentido para el territorio europeo... y, encima, no supone grandes costes de producción. 

 

Respecto a su 'hermano' pequeño, el Allspace es igual de ancho, con 1,83 metros, y ligeramente más alto, con 1,67. A partir de estas dimensiones, se ha configurado un habitáculo espacioso, sobre todo, en las dos primeras filas de asientos, mientras que en la tercera deberían viajar dos niños o dos adultos de talla pequeña, si el desplazamiento no es muy largo.

VW Tiguan Allspace 2018: habitáculo muy modulable

Los ingenieros han conseguido una modularidad destacada, gracias a unas plazas centrales con regulación longitudinal, que además se abaten con facilidad, en proporción 60:40. Por supuesto, el sexto y el séptimo asiento también pueden guardarse en el caso de no utilizarse. Con todas las butacas 'escondidas', un proceso que se completa sin grandes esfuerzos, el coc...