Prueba Suzuki Jimny 2019: pura dinamita

Personalmente, me encantan los debates que, de vez en cuando, surgen en nuestra redacción sobre los coches que tenemos la fortuna de analizar. Que si es algo caro, que si es muy bonito, pero poco práctico... Un crisol de opiniones interesantes que, en el caso de la prueba del Suzuki Jimny 2019, se convirtieron en unánimes.

Sí, porque todos nos quedamos prendados de su estética retro y sus formas 100% rectilíneas, pero además, corroboramos que se trata de un magnífico todoterreno, que llega donde también lo hacen rivales dos, tres y ¡hasta seis veces más caros! ¿El truco? Emplear la filosofía más acertada para este segmento.

 

Nos referimos a crear un vehículo ligero, con apenas 1.090 kilos en vacío, y de contenidas dimensiones, con 3,65 metros de longitud. A partir de estas dos variables, se puede desarrollar un TT 'a prueba de bombas'. Si, como es el caso, el esqueleto es un robusto chasis de largueros y travesaños, y la suspensión está conformada por dos ejes rígidos, con muelles helicoidales, estamos ante un coche casi imparable en el campo. 

A todo estos argumentos, hay que sumar el sistema de tracción total ALLGRIP PRO y, por supuesto, la reductora, que se complementa con un control de descenso de pendientes y una dirección asistida de recirculación de bolas. Perfecto, ¿no crees?

Prueba Suzuki Jimny 2019

Suzuki Jimny 2019: ¿de dónde ha salido este motor?

En materia mecánica, nos sorprendió la adopción de una alternativa desconocida hasta el momento. Se trata de un bloque atmosférico de gasolina...