Tiene espacio para todo y para todos y, con gas natural (GNC), gasta muy poco a la hora de viajar.

En países como Italia parecen haber perdido parte de su amor por los coches híbridos alimentados con gas natural comprimido (GNC), a tenor del descenso de las ventas, que marcan una cuota de mercado alrededor del 2%. En cualquier caso, resulta innegable que el gas natural sigue siendo el combustible más barato si vas a viajar durante kilómetros y kilómetros.

Entre los modelos alimentados por GNC más novedosos, encontramos el Skoda Scala 1.0 G-TEC, el compacto checo con el motor 1.0 turboalimentado, de tres cilindros y 90 CV. En la prueba de consumo real, el Scala obtuvo un gasto medio de 3,45 kg/100 km, con un coste de solo 10,55 euros.

Buena eficiencia para el compacto

Con este buen resultado, el Skoda Scala 1.0 G-TEC consigue superar a varios coches de GNC en el ranking de consumo real, como el Fiat Panda 0.9 TwinAir Turbo 80 CV Natural Power 2016 y el SEAT Arona 1.0 TGI 90 CV, ambos con 3,60 kg/100 km.

Galería: Skoda Scala G-Tec 2019

Mejor que el Scala, sin embargo, fueron las penúltimas generaciones del sorprendente Skoda Octavia Wagon 1.5 G-TEC (2,90 kg/100 km) y del Opel Astra Sports Tourer 1.4 Turbo 110 CV ecoM (3,20 kg/100 km).

Un coche inteligente

La idea de tomar la plataforma del Volkswagen Polo y del SEAT Ibiza y estirarla para obtener el Skoda Scala ha demostrado ser acertada. El compacto checo sigue manteniendo unas dimensiones reducidas, que le permiten mucha agilidad en todas las situaciones.

Todo, sin renunciar a mucho espacio de carga y a una buena habitabilidad, por encima de la media de los coches de su tamaño y cercana a compactos más asentados, como el Volkswagen Golf.

El equipamiento de serie también es un dato a favor en este Skoda Scala 1.0 G-TEC 90 CV Style, que cuenta con opciones útiles como el climatizador automático, la cámara trasera, los sensores de aparcamiento, el sensor de lluvia, los faros Full LED y el Pack City & Safety. El precio final parte, salvo promociones y ayudas oficiales, desde los 24.880 euros.

En el uso diario, el motor de tres cilindros, turboalimentado y alimentado con GNC, se muestra adecuado para cualquier situación, aunque el par disponible obliga a veces a cambiar algo más de marcha con la caja de cambios manual de seis velocidades.

En cambio, a velocidad constante no hay problemas, aunque una transmisión automática brindaría algo más de juego a este interesante coche alimentado con gas natural.

Skoda Scala G-Tec 2019

Con gas natural, 300 kilómetros asegurados casi siempre

Con un depósito de GNC de 13,8 kilos, el Skoda Scala 1.0 G-TEC garantiza siempre una buena autonomía, a menudo cercana a los 300 kilómetros y, con una conducción cuidadosa, incluso de 400 kilómetros. El depósito de gasolina de 9 litros permite recorrer cien kilómetros extra entre repostajes de gas natural.

Skoda Scala G-Tec 2019

El consumo de combustible es bastante constante en todas las condiciones de conducción, con buenos resultados incluso en la ciudad y en la autopista. El consumo en uso mixto urbano-extraurbano también es muy ajustado.

Consumo en diversas situaciones de conducción

  • Urbano (Roma): 5,4 kg/100 km (255 km de autonomía)
  • Mixto (urbano y extraurbano): 4,2 kg/100 km (328 km de autonomía)
  • Autopista: 5,0 kg/100 km (276 km de autonomía)
  • Uso económico: 2,8 kg/100 km (492 km de autonomía)
  • Consumo máximo: 14,3 kg/100 km (96 km de autonomía)

Datos

Coche: Skoda Scala 1.0 G-TEC 90 CV Style
Precio base: 24.880 euros
Fecha de la prueba: 05/02/2021
Meteorología (salida/destino): despejado, 21°/Lluvia, variable, 9°
Precio del carburante: 0,855 euro/kg (metano)
Kilómetros del test: 901
Kilómetros totales al inicio del test: 7.569
Velocidad media en el trayecto Roma-Forlì: 82 km/h
Neumáticos: Pirelli Winter Sottozero 3 - 205/50 R17 93H M+S

Consumo

Media real: 3,45 kg/100 km
Ordenador de a bordo: 3,4 kg/100 km
En el surtidor: 3,5 kg/100 km

Datos económicos

Gasto real: 10,55 euros
Gasto mensual: 23,44 euros (800 kilómetros al mes)
Distancia con 20 euros: 682 kilómetros
Distancia con el depósito lleno: 400 kilómetros