Sin duda, se trata del programa estrella de la escuela Audi driving experience.

Hace unos días, hicimos un repaso a nuestra visita a la escuela de conducción Audi driving experience, en el circuito de Jerez, donde tuvimos la oportunidad de disfrutar del único curso 'Sportscar' que se ha celebrado en la temporada 2019.

Y, como ya te contamos, la experiencia estrella era ponerse al volante del Audi R8 2019, en su versión de 620 CV, conocida como V10 performance quattro.

Galería: Audi Driving Experience 2019: circuito de Jerez

Obviamente, conducir un superdeportivo como este, en un circuito de nivel mundial, no es algo que se haga todos los días. Eso sí, antes de lanzarse a la pista, hay que cumplimentar un par de pasos previos...

Como bien te contamos, la Audi driving experience está abierta a conductores que sean clientes de la marca, pero también a los que no lo son, con un precio que oscila entre los 545 y los 690 euros (aquí tienes el enlace al calendario de pruebas de 2019). 

Dicho esto, la jornada arranca con una charla, en la que se explica en qué va a consistir el curso, así como todos los aspectos a tener en cuenta durante la conducción: posición al volante, normas de seguridad...

Con la teoría aprendida, lo primero es llevar a cabo una frenada de emergencia con esquiva, maniobra que, en este curso Sportscar, se lleva a cabo con un Audi RS 5 Coupé, de 450 CV de potencia. 

Tras ello, es momento de pasar a conocer la pista, algo que se hace dividiéndola en dos sectores y con la ayuda de un monitor.

Audi Driving Experience 2019: circuito de Jerez

Audi R8 2019, con 620 CV de potencia

En su última generación, la variante performance quattro del modelo alemán estrena una evolución de la afamada mecánica 5.2 V10, de aspiración atmosférica, que ha escalado desde los 610 hasta los 620 CV de potencia. También mejora el par, hasta alcanzar los 580 Nm a 6.200 rpm, lo que nos da una idea de su naturaleza...

Lo que se mantiene invariable es el sistema de inyección dual, directa e indirecta, y el de desconexión selectiva de cilindros. También, la transmisión automática de doble embrague S tronic, de siete marchas, y el esquema de tracción total quattro, con un autoblocante mecánico posterior y un sistema de reparto selectivo del par. 

Respecto a la unidad que probamos, contaba con el control dinámico de la conducción Audi drive select, el equipo de frenos con discos carbocerámicos y la suspensión Audi magnetic ride. Si quieres conocer más detalles sobre ella, y sus campos magnéticos y todo eso, tienes una completa explicación en la primera prueba del coche (justo debajo). 

Llegó el momento de la acción

Con el circuito memorizado, es el momento de tratar de sacarle el máximo partido al coche. Eso sí, con un monitor delante, marcando el ritmo, y todas las ayudas 'activas'... y reforzadas a prueba de desconexión.

Nada más de salir del carril de boxes y acelerar a la salida de la primera curva, toca cambiar el chip: aquí no hay un turbo (ni dos, ni tres, ni cuatro...) que te ayuden a conducir plácidamente; el motor siempre debe estar a régimen medio-alto. Como se hacía antes. 

Y la verdad, conducir un propulsor como este, de la vieja escuela, no puede ser más gratificante, tanto por cómo empuja en la zona alta como por su sonido. De hecho, esta es una de las mayores cualidades del Audi R8, la manera en que la melodía se cuela en el habitáculo y puedes percibir, por ejemplo, el trabajo de la caja de cambios a tu espalda. 

Audi Driving Experience 2019: circuito de Jerez

Obviamente, un deportivo como este llega a asustar por todo lo que corre, como demuestra una velocidad máxima de 331 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 3,1 segundos. Sin embargo, hay otros aspectos que impactan más, como la capacidad de tracción a la salida de las curvas y la resistencia del equipo de frenos. 

Con el paso de las vueltas, la conducción se vuelve cada vez más natural; en parte, gracias a la precisión de la dirección. De hecho, podría parecer que llevas meses 'pilotándolo'.

Todo es sorprendentemente sencillo: llegas a una curva, frenas, bajas las marchas que corresponda, te inscribes con precisión y sales acelerando con decisión. Y lo mejor, es que cada giro retrasas un poco más el punto de frenada y adelantas un poco más el de aceleración. Así, hasta el final de la tanda, cuando toca bajarse y 'ceder los trastos' al siguiente.

Audi Driving Experience 2019: circuito de Jerez

Lo bueno, es que la segunda tanda se lleva a cabo con la misma unidad y unos neumáticos ya bastante castigados, lo que permite ver algunas 'cosas interesantes'.

Por ejemplo, que aunque el coche ya no sea tan estable en la frenada, sigue siendo igual de preciso. O que, sin ir más lejos, los golpes de gas a la salida de las curvas se traducen en que la zaga empiece a 'insinuarse' veladamente. Parece un buen negocio: el asunto es más divertido y se va casi igual de rápido...

¿Problema? Para disfrutar de estas sensaciones, día tras día, hay que abonar 220.430 euros...

Audi R8 V10 FSI performance quattro

Motor Gasolina, 10 cilindros en V, atmosférico, 5.204 cm3
Potencia 620 CV a 7.900 rpm / 580 Nm a 6.200 rpm
Caja de cambios Automática de doble embrague S tronic, 7 velocidades
0-100 km/h 3,1 s
Velocidad máxima 331 km/h
Consumo N.D.
Tracción Integral quattro
Número de asientos 2
Capacidad del maletero 112 l
Precio base 220.430 euros