Cristina Gutiérrez desgrana su proyecto para seguir evolucionando en el Dakar y nos deja probar su espectacular 4x4.

Poder ponerse al volante de un coche de competición siempre es un privilegio especial, pero hacerlo con el Mitsubishi Eclipse Cross DKR con el que Cristina Gutiérrez acabó 26ª en el pasado Dakar 100% peruano, lo es aún más.

Desde el primer momento en el que te encajas en el baquet, todo lo que te rodea parece algo de otro planeta, hasta que Pablo Huete, copiloto de Gutiérrez, te explica las nociones básicas para no perderte durante la prueba.

Las sensaciones, una vez que has entendido que la ausencia de servofreno te obliga a pisar con más ahínco el pedal central, son sencillamente increíbles. Este 4x4 entra en cada vértice y sale de él con una alegría que, si no estás fino con el pedal del acelerador, te puede costar algún que otro susto. Por supuesto, también absorbe sorprendentemente las trialeras, baches y agujeros que nos encontramos a nuestro paso.

La propia Cristina, que lo ha disfrutado y sufrido a partes iguales durante 10 etapas en el desierto peruano, sonríe cuando nos ve bajar de su 'bicho'; sobre todo, porque lo devolvemos intacto después de atravesar chicanes entre pinos y olivos y rectas en las que las revoluciones se dispararon. 

En el vídeo que abre esta noticia puedes hacerte una idea de la experiencia que vivimos gracias a Mitsubishi España, en la provincia de Toledo, además de los nuevos retos que se marca la burgalesa para este 2019 y principios de 2020. 

Fuente: Motorsport.com