La cuarta generación del modelo japonés nace con el objetivo de codearse, de tú a tú, con los compactos más prestigiosos del mercado. ¿Lo consigue?

El nuevo Mazda3 2019 es una de las novedades favoritas de los lectores de Motor1.com por una razón: una estética rompedora, que inaugura la nueva era del diseño KODO de la marca. Y, al verlo en vivo, tengo la impresión de que su carrocería de cinco puertas, inspirada en el concept car Kai, resulta más atractiva que en las fotos oficiales; en especial, en el color Soul Red. 

Galería: Mazda3 2019: primera prueba

Con 4,46 metros de longitud, el Mazda3 transmite la sensación de ser mucho coche. Pero lo primero que llama la atención es una trasera en la que la forma del pilar C, combinada con la fuerte caída del techo, aportan un aspecto ancho y poderoso.

Además, unos pilotos dotados con tecnología de tipo LED, que parecen proyectar la luz hacia delante, redondean el conjunto. Por supuesto, tampoco faltan un alerón de techo o una salida de escape cromada a cada lado.

Mazda3 2019, primera prueba
Mazda3 2019, primera prueba

Tal vez, el frontal sea la parte menos llamativa, pero analizando el diseño, parece evidente que este Mazda gana la batalla a modelos como el Audi A3 Sportback, el Volkswagen Golf e, incluso, al Mercedes-Benz Clase A. Sin embargo, para competir contra los mejores compactos, hace falta algo más que una cara bonita.

Y este Mazda promete una calidad Premium, un equipamiento superior a la media y una dinámica de conducción de referencia. Atributos que se hacen extensibles a la carrocería de cuatro puertas, con 4,66 metros de longitud y 450 litros de maletero. Veamos si cumple lo que promete...

Mazda3 2019, primera prueba

Mazda3 2019: así es por dentro

Ahora, el salpicadero del Mazda3 cuenta con un diseño más limpio y sencillo. En este sentido, todo se ha enfocado a hacer más fácil la vida al conductor. El sistema de proyección de información en el parabrisas Head Up Display, a color, muestra todos los datos necesarios para que no haga falta apartar la vista de la carretera (las indicaciones del navegador, la velocidad a la que circulas...) y el sistema de infoentretenimiento Mazda Connect cuenta con una pantalla, de 8,8 pulgadas, ligeramente orientada hacia el puesto de conducción.

Es cierto que la interfaz puede parecer demasiado sobria, comparada con modelos de la competencia, pero para los que valoramos unos menús sencillos y fáciles de memorizar, es idónea. Además, en todas las versiones resulta compatible con los protocolos Android Auto y Apple CarPlay y se maneja desde un mando giratorio ubicado entre los asientos, bastante sencillo de accionar.

Mazda3 2019, primera prueba
Mazda3 2019, primera prueba

En resumidas cuentas, este Mazda se ha diseñado pensando en la conducción y, en parte, eso hace que su habitáculo sea menos vistoso que el de modelos Premium. Por calidad de acabado, sí que está al nivel de los mejores, con múltiples superficies mullidas en la consola central y las puertas, unos mandos de tacto agradable y, en el caso de nuestra unidad, un excelente equipo de audio BOSE, con 12 altavoces.

La postura de conducción también ha mejorado en esta generación. Tanto el volante como el asiento cuentan con unos reglajes más amplios, la visibilidad es correcta (incluso hacia atrás) y no se echan en falta huecos para depositar botellas, las llaves, la cartera... En cuanto a las plazas traseras, cumple por espacio para las piernas o altura para pasajeros de hasta 1,90 metros de estatura. Eso sí, curiosamente, no hay tomas USB para recargar teléfonos móviles. 

Por último, el maletero resulta regular y, con 358 litros de capacidad, no puede decirse que sea pequeño, pero sí que está algo por debajo de la media de la categoría.

Mazda3 2019, primera prueba

De momento, con dos motores

Durante la presentación internacional a la prensa, hemos tenido la oportunidad de probar los dos motores que estarán disponibles durante el lanzamiento del modelo: el 2.0 SKYACTIV-G, de 122 CV, y el propulsor turbodiésel 1.8 SKYACTIV-D, de 116. Más adelante, en junio, llegará el propulsor de gasolina SKYACTIV-X, con una potencia cercana a los 180 CV. 

¿Cómo va el propulsor 2.0 SKYACTIV-G? Este propulsor atmosférico de gasolina desarrolla 122 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 213 Nm, a 4.000 vueltas. En marcha, no muestra una respuesta al acelerador tan contundente como los motores turboalimentados que emplean sus competidores, pero, a cambio, otorga una suavidad de funcionamiento encomiable, estira con fuerza hasta superar las 6.000 rpm y cuenta con uno de los mejores sistemas de desconexión selectiva de cilindros del mercado.

Funciona a cualquier velocidad, siempre que se circule a baja carga, y lo hace forma totalmente imperceptible, sin ningún tipo de vibración y sin que se perciban cambios en el sonido del motor. 

Mazda3 2019, primera prueba

Por otro lado, también cuenta con un sistema de hibridación ligera, que le ayuda a homologar un consumo medio de 6,0 litros cada 100 kilómetros, una cifra bastante cercana a la real.

¿Qué significa esto? Que el Mazda3 incorpora un motor eléctrico auxiliar, de 6 kW de potencia, capaz de asistir al motor principal en fases de aceleración, utilizando la energía que se almacena en una batería de iones de litio, de 24 V, durante las fases de frenada y deceleración. Gracias a ello, además, consigue la etiqueta ECO de la DGT.

¿Cómo va el propulsor 1.8 SKYACTIV-D? Esta mecánica turbodiésel, de 1,8 litros y 116 CV, será la única que ofrezca esta generación del Mazda3. ¿La razón? Solo el 2% de las ventas de esta generación se corresponderán a motores de ciclo diésel. 

En cualquier caso, resulta muy agradable porque el turbocompresor de geometría variable y una cilindrada algo mayor a lo habitual en los motores de su potencia, garantizan un buen rendimiento desde poco más de 1.600 rpm. En cuanto a las prestaciones, son bastante correctas, como demuestra una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,4 segundos y una velocidad máxima de 202 km/h. En lo que al consumo respecta, durante nuestra ruta por carreteras de montaña, el ordenador de a bordo se quedó en 5,4 litros. 

Mazda3 2019, primera prueba

Mazda3 2019: una dinámica de primera

Sin duda, las carreteras montaña de los alrededores de Sintra, Portugal, con subidas, bajadas, curvas ciegas y zonas de poca visibilidad son idóneas para probar de lo que es capaz un coche.

En este entorno, el Mazda3 entra en las curvas con una gran facilidad, apoyado en una dirección precisa y que transmite bastante información sobre lo que hay bajo las ruedas. Además, la carrocería vira muy plano, la velocidad de paso por curva es muy elevada y el eje trasero jamás se descontrola, incluso en maniobras al límite. De hecho, el chasis podría con un motor más potente sin problemas.

En este apartado cabe destacar que la caja de cambios manual, de seis velocidades, ofrece un tacto excelente: con unos recorridos cortos de palanca, un manejo rápido y una gran precisión en la inserción. 

Mazda3 2019, primera prueba

En conclusión...

Si eres de los que valoras el diseño, la dinámica de conducción o un equipamiento por encima de la media, el Mazda3 es una de las mejores opciones de la categoría. Y, desde luego, en esta cuarta generación ha dado un paso al frente lo suficientemente grande como para considerarlo un modelo de corte Premium.

Mazda3 SKYACTIV-G 122 CV

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, 1.998 cm3
Potencia 122 CV a 6.000 rpm / 213 Nm a 4.000 rpm
Caja de cambios Manual, 6 velocidades
0-100 km/h 10,4 s
Velocidad máxima 202 km/h
Consumo 6,0 l/100 km
Peso en vacío 1.274 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 358 l
Precio base 23.415 euros