Nuestros compañeros de Motor1.com Italia han tenido la oportunidad de ponerse al volante del nuevo Volkswagen T-Cross 2019.

En la última semana, te hemos ofrecido un par de noticias relacionadas con el futuro SUV pequeño de la firma alemana, el Volkswagen T-Cross 2019. Un modelo de 4,11 metros de largo, que llegará a los concesionarios durante el verano del próximo año. 

Sin embargo, hoy te podemos ofrecer una información mucho más valiosa. Además de las fotos y datos oficiales que ha dado a conocer la firma de Wolfsburgo, nuestro compañero Alessandro Lago, de Motor1.com Italia, ha podido ponerse al volante del coche, en una primera prueba bastante exclusiva. De hecho, tienes el vídeo de la toma de contacto en el encabezado de la noticia. 

Prueba Volkswagen T-Cross 2018

Volkswagen T-Cross 2019: un modelo clave

Para comprender la importancia que tiene el T-Cross 2019 para Volkswagen, basta con relatar los 'requisitos' que han tenido que cumplir nuestros compañeros italianos: firmar una declaración de responsabilidad en la que se comprometían a no hacer fotos a la carrocería sin camuflaje ni al interior definitivo, así como esperar hasta hoy para poder publicar el vídeo.

Una grabación no demasiado creativa, dado que el inflexible ingeniero que viaja en el asiento de la derecha no permitió abrir demasiado el plano.

Y, aunque su llegada todavía sigue quedando un poco lejana en el tiempo, puesto que se pondrá a la venta en verano de 2019, permitirá a VW acceder a un segmento hasta ahora desconocido para su gama: los SUV urbanos. A fin de cuentas, con los mencionados 4,11 metros de largo, es 12 y 38 centímetros más pequeño, respectivamente, que los T-Roc y Tiguan. Una longitud similar, para que te hagas una idea, a la del Renault Captur. 

Más información sobre el Volkswagen T-Roc 2019:

Con banqueta trasera deslizante

Por lo tanto, queda claro que el T-Cross es un coche que apunta alto, con unas perspectivas de ventas bastante elevadas. Teniendo en cuenta la popularidad de la categoría en la que desembarcará, y que comparte plataforma y motores con el Polo, no parece descabellado. 

Además de sumarse a una moda en auge, el Volkswagen T-Cross 2019 combina originalidad y funcionalidad, de cara a ser valorado por igual entre los jóvenes y las familias. Por ejemplo, se pueden escoger diferentes opciones de personalización en distintos colores o disfrutar de una banqueta trasera con reglaje longitudinal de 15 centímetros. 

Este último 'gadget', especialmente práctico, permite garantizar mayor espacio para las piernas de los pasajeros de las plazas traseras o aumentar la capacidad del maletero, desde 380 a 455 litros, dependiendo de las necesidades de cada momento. 

Respecto a la posición de conducción, es 11 centímetros más elevada que la del Polo, lo que mejora la visibilidad. 

Prueba Volkswagen T-Cross 2018

Con una banda de LED sobre el portón

En términos de diseño, el T-Cross es un verdadero Volkswagen, ya que replica el frontal de los últimos lanzamientos de la marca (algunos, incluso, más costosos). La ubicación y forma de los antiniebla recuerda al T-Roc, aunque en este caso las luces de conducción diurna no son circulares. Otro detalle llamativo lo encontramos en los pilotos, que quedan unidos en el portón, a través de una banda luminosa, también con diodos. 

En el interior, las similitudes con el Polo son evidentes. De serie, el equipo multimedia puede contar con una pantalla táctil de 6,5 pulgadas, aunque es posible incluir una de 8,0 pulgadas, bajo las denominaciones Composition Colour y Composition Media. Del mismo modo, creemos que ofrecerá, opcionalmente, el cuadro de mandos Digital Cockpit, de 10,25 pulgadas.

Por último, la gama de motores inicial anuncia cuatro opciones. Entre las de gasolina, aparecen los 1.0 TSI, de 95 y 115 CV, y el 1.5 TSI, de 150. Respecto al gasóleo, parece que solo habrá un motor turbodiésel, el 1.6 TDI, de 95 CV. En cualquier caso, seguiremos ampliando la información durante las próximas semanas. 

Volkswagen T-Cross 2018, primera prueba del SUV pequeño alemán