Prueba Porsche 911 2019: la magia existe (incluye vídeo en circuito)

En el sector automovilístico, cuando una nueva generación sustituye a la anterior, se presupone que ha de aportar mejoras suficientes como para desbancar al modelo que sustituye. Pero hay momentos, como el que nos ocupa, que resulta difícil creer que un automóvil pueda mejorarse… aún más.

Mi idea en esta prueba es intentar convenceros de que es así, por eso no voy a entrar en demasiados aspectos técnicos, pero sí en alguna cifra y, sobre todo, en lo que se siente al conducirlo.

Porsche 911 (992) 2019, prueba en circuito

El chasis

En el nuevo Porsche 911 (992) se ha trabajado, una vez más, en la reducción de peso y en el aumento de la rigidez estructural. Según los datos que aportan los ingenieros, ahora, se emplea mayor proporción de aluminio, en partes, por ejemplo, como los dos costados traseros, con lo que se reducen 12 kilos de peso, en total, y se consigue un 5% más de rigidez.

La dirección es más un 11% más directa que en un coche de estas características, según palabras de los ingenieros. Como ya sucedía en el Porsche 911 (991 fase 2), el tren trasero incorpora unos pequeños motores eléctricos que aportan direccionabilidad al eje posterior, hasta un máximo de dos grados de giro.

En la prueba que llevo a cabo en carretera abierta, con un Porsche 911 Carrera S, el vehículo vira plano y las suspensiones absorben las irregularidades del asfalto,...