El Citroën Berlingo y el Peugeot Partner (hoy Rifter) ya empezaron en la generación anterior a ofrecer un dial giratorio para seleccionar el modo de su cambio automático (por entonces una caja manual robotizada CMP), en lugar de la clásica palanca selectora. Hoy sus descendientes, incluido el Opel Combo y las diferentes variantes comerciales, mantienen este tipo de solución.