Coincidiendo con sus dos siglos de historia, Peugeot lanzó al mercado el deportivo RCZ en 2010, con un estilo basado en el del Audi TT. Incluso también ofrecía 2+2 plazas como el modelo alemán. 

La variante R, la de mayores prestaciones, montaba un propulsor turbo de gasolina 1.6 THP, con 270 CV, capaz de bajar de los 6,0 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h.