Aunque no te lo creas, este monovolumen de apenas 4,0 metros fue un éxito en Japón y se trajo a Europa para probar suerte. Lógicamente, tuvo unas ventas residuales, pero por su diseño cúbico quedará para la posteridad. Por cierto, la carrocería era asimétrica y el portón se abría pivotando sobre el lado izquierdo.