No sabemos quién tuvo la idea en Kia de rivalizar frente a las berlinas premium alemanas, pero solo podemos expresar nuestra admiración. Porque el Stinger es un coche atractivo (a nosotros nos gusta) y realmente bueno que, con el motor 3.3 V6 biturbo de 370 CV, es capaz de bajar de los 5,0 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h. 

Desconocemos si habrá una segunda entrega de este modelo, pero ojalá así sea, porque es el Kia más pasional jamás realizado y nos encantan los automóviles diferentes.