Posiblemente, ni siquiera la propia Citroën llegó a pensar que este modelo, mitad monovolumen, mitad SUV, iba a tener tanto éxito en algunos países, pero lo cierto es que logró unas cifras comerciales bastante notables.

Eso sí, el restyling de 2018, en el que los Airbumps perdieron todo el protagonismo, supuso el comienzo del fin para un vehículo que solo ha vivido una generación.