Comenzamos con un modelo revolucionario por su ligereza, ya que tanto el chasis como la carrocería estaban fabricados en aluminio. Eso redundó en una excelente eficiencia, sin olvidarnos de que el coche ofrecía cuatro amplias plazas. Eso sí, no era precisamente barato...