Las famosas llantas Fuchs son todo un icono para los numerosos aficionados del mítico deportivo alemán. Estas llantas han acompañado al modelo durante años y después han pasado a otros modelos de la casa, como el Porsche 914. Su primera aparición se remonta a 1966, en el Porsche 911 S, con acabado bitono.