Estas llantas probablemente no necesiten presentación, de igual forma que tampoco la necesita el coche que las montaba. Hablamos de las Speedline del Lancia Delta HF Integrale de 1991, convertido ya en todo un icono, que fueron uno de los accesorios más solicitados del mercado durante muchos años.