Desde luego a la primera generación del Audi TT, lanzada en 1998, no le faltaba precisamente personalidad, ni tampoco detalles estéticos distintivos, empezando por el diseño casi perfectamente simétrico del frontal y la zaga. El toque final lo dan estas llantas de 6 radios, acompañadas de los famosos tornillos visibles, una de las opciones más populares entre las muchas disponibles en la lista.