Gracias a una batería de 50 kWh de capacidad, el Corsa-e homologa una autonomía de 337 kilómetros, en ciclo WLTP. Con un uso diario urbano y moderado, esto significa que pueden pasar varios días, entre recarga y recarga.

Llegado el momento, el vehículo ofrece un cargador integrado de 7,4 kW, con el que la tendremos lista (0 a 100%) en unas siete horas y 30 minutos.

Ahora bien, Opel comercializa opcionalmente un segundo cargador, de 11 kW, con el que el tiempo baja a cinco horas. En ese supuesto, si se opta por la carga rápida de 100 kW, la batería pasa del 0 al 80% en apenas media hora.