El Corsa-e recurre a un motor eléctrico de 100 kW de potencia, el equivalente a 136 CV. Del mismo modo, genera 260 Nm de par máximo casi instantáneo, lo que hace que la conducción sea bastante divertida.

De hecho, desde parado, cubre los primeros metros con una rapidez que llega a asustar, si así se lo exigimos, para alcanzar los 100 km/h apenas 8,1 segundos después.