Con su imagen y espacio ya bien definidos dentro del Grupo PSA, en diciembre del pasado año, Opel se lanzó a actualizar su imagen, aprovechando el impulso que le ha dado la electrificación a la marca.

De un primer vistazo, el logotipo luce más fino y, aunque resulta similar a la versión anterior, busca remarcar "la fuerza innovadora de la marca". Además, está acompañado por un nuevo color amarillo y una fuente de texto de nueva factura, denominada Opel Next.