La prueba de que los SUV se están convirtiendo en modelos globales la ofrece el Tiguan, el único vehículo del fabricante alemán en esta clasificación. Eso sí, la caída del 18,8% de las ventas en 2020 le ha implicado perder dos posiciones.