La primera sensación al acomodarte al volante del Insignia es que no se trata de la opción más moderna del segmento. Ahora bien, a medida que vas sumando kilómetros, empiezas a cogerle el punto.

En este sentido, hablamos de un coche en el que el confort de marcha prima por encima de cualquier otra cualidad, ya que el dinamismo debe 'luchar' con un peso en vacío de 1.520 kilos.

Eso sí, también hay que reconocer que el motor empuja con fuerza y que permite viajar con velocidades de crucero elevadas.

Otro punto a su favor es el espacioso habitáculo, con unas plazas traseras en las que se viaja con gran confort, y un maletero que alcanza los 490 litros de capacidad.