Esta variante de la berlina alemana recurre al motor más potente de toda la gama, una mecánica de cuatro cilindros y 2,0 litros, dotada de un turbo, que entrega 200 CV de potencia y 350 Nm de par, entre 1.500 y 4.000 rpm.

Gracias a él, firma unas buenas prestaciones, con una velocidad máxima de 235 km/h y una aceleración de 0 a 100 cifrada en los 7,7 segundos.

Eso sí, como podrás imaginarte, el consumo medio no es reducido, ya que anuncia un gasto medio de 7,3 litros cada 100 kilómetros (que en condiciones 'reales', es habitual ver en el entorno de los 8,0-8,5 litros).