El Volkswagen Beetle es el coche sin apenas cambios más construido del mundo. En otras palabras, el coche no evolucionó durante seis décadas y eso lo hacía especialmente encantador. Aunque también es cierto que, de forma paralela, salió al mercado el New Beetle, en 1998. 

La foto muestra el último 'Escarabajo' construido. Después de 21.529.454 unidades exactamente, finalmente llegó a su ocaso en 2003 en Puebla, México.