Producción del modelo clásico: 1955 - 1963
Lanzamiento del 'remake': 2009

El afamado Mercedes-Benz 300 SL, conocido por el gran público como "alas de gaviota", está considerado uno de los coches más bonitos del siglo XX. Quizá por esto mismo, resulta curioso cómo tardó tanto la marca alemana en resucitar el mito. 

El sucesor espiritual del 300 SL apareció en el salón de Frankfurt de 2009, en forma de Mercedes-Benz SLS AMG, también "alas de gaviota", pero con un motor V8 atmosférico de 571 CV bajo el largo capó, asociado a un cambio automático de siete marchas. Un superdeportivo de armas tomar, si duda.

El sustituto del SLS, el Mercedes-AMG GT, que fue el primer modelo específico de Affalterbach, llegó en 2014, aunque dejó atrás las puertas de apertura vertical, a favor de unas más convencionales.