En el año 2003, con el lanzamiento de la segunda generación del Audi A3, el fabricante comenzó a ofrecer la nueva transmisión automática S tronic, de doble embrague y seis marchas, que actualmente todavía se ofrece, aunque ahora con un mayor número de velocidades (siete).