La consola central del Macan, además de estar sobreelevada y ser muy ancha, integra multitud de botones físicos, algo que está en peligro de extinción. Por experiencia propia, al principio puede parecer muy engorrosa, pero enseguida se memoriza la posición de los mandos de uso más habitual, como la climatización o la suspensión adaptativa.