La anterior generación del Chevrolet Corvette lucía cuatro salidas de escape. Eso lo pueden decir otros muchos coches deportivos, pero la ubicación, con todas ellas unidas, resultaba bastante sorprendente.